MUSICOTERAPIA para personas mayores o con demencia

¿Por qué es aconsejable la musicoterapia en personas mayores?

Seguro que la palabra “musicoterapia” te suena, pero ¿conoces todos los beneficios que tiene para nuestros queridos mayores y para las personas con demencia?

La musicoterapia es una terapia  no farmacológica donde se emplea el sonido y la música como herramienta en todas sus formas, en un contexto terapéutico, con la finalidad de trabajar el bienestar integral de la persona, mantener sus habilidades o desarrollar otras. Trabaja a nivel cognitivo, físico, socio-emocional y espiritual de la persona. Nos lleva a donde no llegan las palabras y desde lo más profundo de nuestro ser para comunicarnos con personas cuyo deterioro les impide poder hacerlo. O, en otro caso, nos lleva a entablar una comunicación cercana, fluida y a explorar otros objetivos para la mejora de quienes se encuentran en un estado óptimo pero que desean mantener o reforzar algunas de estas áreas.

Las sesiones en musicoterapia con personas mayores con deterioro cognitivo son, en algunos casos grupales y en otros de manera individual, dependiendo del grado de deterioro cognitivo en el que se encuentre la persona y de las posibilidades con las que contemos según las circunstancias. A veces el paciente recibe la musicoterapia de una manera activa e interactúa en diferentes momentos de la sesión, pero en otros casos aunque aparentemente su apariencia sea pasiva y no manifieste una respuesta abierta e inmediata a simple vista, se ven beneficiados igualmente.

 

¿Cuáles son las técnicas y procedimientos que se utilizan en musicoterapia para las demencias?

  • Técnicas: Entre otras técnicas podemos escuchar música ambiental, tocar instrumentos musicales, improvisar,  componer canciones, escuchar música de forma individual por ejemplo a través de unos cascos o poner en práctica juegos musicales.
  • Procedimientos: Los procedimientos o métodos para poner en práctica la musicoterapia son variados. Por ejemplo se puede realizar de forma individual o en grupo, con o sin instrumentos, a través de actividades estructuradas o no, incluyendo a familiares, etc.

 

¿Qué ofrece la musicoterapia a las personas mayores con demencia?

En musicoterapia se utilizan diferentes técnicas con distintos objetivos. Por supuesto, se adaptarán a la persona o grupo de personas. Esto implica conocer sus preferencias musicales para encontrar el efecto deseado.

  • Escucha activa de distintas piezas musicales. El experto tiene en cuenta los gustos de la persona para obtener una experiencia significativa. En estas sesiones se consigue mejorar la socialización, participación, atención, concentración o la memoria.
  • Canto. La utilización en canto en sesiones de musicoterapia, además de muy accesible es útil y favorable. Promueve la participación y socialización, la memoria, la orientación o el lenguaje.
  • Manipular instrumentos musicales. Manejar o manipular algún instrumento sobretodo pequeño puede mejorar ciertas capacidades o mantenerlas. Por ejemplo la motricidad, la estimulación sensorial o como las anteriores técnicas la participación.
  • Juegos. En sesiones de musicoterapia se pueden realizar juegos musicales de muy diversas características. Se trata de actividades lúdicas que sirven como excusa para fomentar la atención, la concentración o la memoria.
  • Movimiento. La música estimula de forma involuntaria el movimiento. A través de la música favorecemos la motricidad fina y gruesa, la atención o la estimulación sensorial.
  • Actividades de improvisación. Estas actividades se realizan sobretodo en personas con deterioro cognitivo leve o moderado. Por desgracia, la capacidad de practicar actividades menos dirigidas se va perdiendo conforme avanza el deterioro. Así, se utilizará en personas con inicio de demencia. La improvisación mejorará la comunicación no verbal, la expresión de sentimientos o la creatividad.

Todo ello conlleva favorecer:

  1. Retrasar el deterioro.
  2. Desarrollar las capacidades que aún se conservan.
  3. Gestionar adecuadamente los síntomas psicológicos y conductuales.
  4. Mantener la autonomía lo máximo posible.
  5. Aumentar la calidad de vida.

 

En resumen, la musicoterapia ofrece una alternativa beneficiosa para las personas mayores y en concreto con demencia o deterioro cognitivo. De hecho, ofrece multitud de opciones que promueven la mejora o mantenimiento de ciertas capacidades que empiezan a desvanecerse. Es una terapia no farmacológica al servicio de las personas mayores, las que experimentarán un mayor bienestar en sus vidas.

¿Qué te ha parecido el artículo? ¿Has practicado alguna vez la musicoterapia con tus mayores? ¡Cuéntanos tu experiencia!

¡Comparte!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *